jueves, 19 de febrero de 2015

El juego de Gerald



Título original: 
Gerald’s game
Título en español:
El juego de Gerald
Autor: 
Stephen King
Editorial:
Debolsillo
Páginas:
456








Sinopsis:


En una cabaña aislada, desnuda y esposada a la cabecera de la cama. Jessie asiste inerme al macabro desenlace del juego erótico de Gerald, el hombre con quien ha convivido durante veinte años y que está tendido en el suelo junto al lecho. Acuciada por el hambre y la sed, asediada por los fantasmas del pasado, adquiere conciencia de que la realidad es más pavorosa que la peor de sus pesadillas.






Opinión personal:

Con el cresciente furor que hay actualmente por 50 Sombras de Grey, he decidido dedicarle la reseña de esta semana a El juego de Gerald, debido a que es todo ese rollo sexual con la chica sumisa lo que desencadena la serie de situaciones que vive la pobre de Jessie. Gerald Burlingame, su esposo, es un abogado al que le excita hacerle el amor a Jessie mientras esta se encuentra esposada a la cama. Un día en una escapada romántica de la que no avisan a nadie (por obvias razones) van a su casa de campo y justo antes de empezar el acto, al bueno de Gerald le da un infarto, no conforme con eso se desnuca al caer de la cama y ahí está la pobre Jessie esposada a la cama con las llaves al otro extremo del cuarto. Esto ocurre en las primeras 10 páginas. Las poco más de 400 páginas de este libro son solo hacernos ver sufrir a Jessie en líneas cargadas de un terror psicológico puro y duro.

      Jessie, la protagonista, es una mujer acosada por su pasado, en especial por un terrible suceso que ocurrió cuando se sentaba en las piernas de su padre para poder ver el eclipse de sol que ocurrió en el verano de 1963. Por las más de 400 páginas vemos como Jessie se va consumiendo y como poco a poco se va adentrando en una espiral que no hace más que descender y descender hasta llegar a rozar la locura. Y es que la pobre, no conforme con verse acechada por los fantasmas del pasado, comienza a desarrollar una especie de curiosa personalidad múltiple, pues todo el libro se la pasa hablando, escuchando consejos e historias e incluso haciendo callar a las muchas voces que la ayudan a mantener la poca cordura que le queda. Tenemos, por ejemplo, la voz de “la bendita esposa” que es su parte más recatada y mojigata, o a Ruth Neary, su parte más atrevida y extrovertida a la que asocia con la voz de una antigua compañera del instituto, esas son las voces con que más frecuentemente entabla conversaciones, pero con el paso de la historia se suman las voces de su madre y de la pequeña Pumkin (Su yo de 11 años) y una serie más de “voces extraterrestres” que no asocia con ninguna persona.

      Para la mitad del libro se agregan otros 2 personajes: el antiguo Príncipe, un perro abandonado que, al ver la puerta trasera de la casa abierta, decide entrar para darse un festín con el cuerpo de Gerald (cosa que a Jessie no le queda de otra más que observar al verse imposibilitada de ahuyentar al can) y el otro, el personaje más curioso de la historia: El vaquero del espacio, Él o Eso, un ente creado por la imaginación de Jessie (¿o no?) que representa todos sus temores materializados  en una sola figura oscura de cara blanca, ojos negros y brazos exageradamente largos que no hace más que observarla desde un rincón oculto por las sombras de la noche.

      Así pues, cuando estaba en este libro, no importaba cuanto leyera, la historia me parecía interminable. Jessie es una mujer fuerte capaz de cualquier cosa con tal de escapar de su prisión antes de que llegue la noche y con ella El viajero del espacio. Hasta ahora, en mi caso, solo Stephen King ha logrado que empatice tanto con un personaje, cuando leía las partes en las que Jessie tenía sed (y leyendo como se saboreaba los cubitos de hielo y hasta el sudor del vaso de vidrio que hay en la repisa encima de ella)  me daba sed a mí también, cuando Jessie siente el miedo, claramente puedes sentir su miedo (e incluso hacerlo tuyo si estás solo y leyendo de noche), y son tantas las cosas por las que pasa la pobre chica que, llegado a cierto punto, ya solo deseas que la pobre tenga una muerte piadosa y no sufra más.

      El final, como en la mayoría de las novelas de Mr. King, flojea un poco y a mi parecer si le quitan las últimas 20 páginas estaría perfecto, pero ese último capítulo es el cierre perfecto para tan genial historia, el nivel de terror baja un poco y aun así el autor se las ingenia para no dejar de poner en el dedo en la llaga del sufrimiento de Jessie y que sigamos al vilo hasta la última página.

       Ahora, un dato curioso que siempre me ha gustado de Stephen King, es esa sensación de que todas sus historias se desarrollan en un mismo universo, a excepción probablemente de Los ojos del dragón (que se desarrolla en una tierra medieval) y la saga La torre oscura (desarrollada en múltiples universos). Pero El juego de Gerald encaja a la perfección en el universo King, en especial con Dolores Claiborne. Ambas novelas tienen en común el eclipse solar del 63, e incluso ambas protagonistas, por cuestión de segundos, se ven una a la otra y saben que ambas están en problemas.

Jessie al ver a Dolores Claiborne:

      “Huele a aquel mismo olor, quienquiera que sea esa mujer, huele al mismo olor que sale del pozo en el que hizo caer al hombre y eso está ocurriendo ahora, durante el eclipse. Estoy segura…”


Dolores al ver a Jessie Burlingame:

      “Es desgraciada y siente el mismo olor que yo. Es como las monedas y las ostras. Solo que no viene del pozo; tiene algo que ver con su padre.”


      ¿Lo recomendaría? ¡Claro! Si eres de estómago fuerte y te gusta sufrir. Sin duda alguna este es uno de los mejores libros de King.

Calificación:
10/10

2 comentarios:

  1. oooh que buena reseña D: ya conocia algo sobre este libro pero nunca me habia detenido a leer una completa. Leí Dolores Claiborne y me parece genial la mención que se hacen mutuamente.

    Si te gusta leer este tipo de relatos tanto como a mi te sugiero leer "La Silla" de David Jasso, te dejare el link de mi reseña. Un libro (e-book) en realidad que se trata de mas o menos lo mismo. Terror sicológico puro y muy duro jaja
    http://el-casi-lector.blogspot.com/2014/02/resena-12-la-silla-david-jasso.html

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación, ya le echo un ojo =)

      Saludos!

      Eliminar