jueves, 28 de agosto de 2014

Lolita



“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes.
Lo. Li. Ta.
Era Lo,sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos fue siempre Lolita.”



Título original: 
      Lolita
Título en español:
      Lolita
Autor:
      Vladimir Nabokov
Editorial:
      Anagrama
Páginas:
      392
 






Vladimir Nabokov
Sinopsis:

La historia de la obsesión de Humbert Humbert, un profesor cuarentón, por la doceañera Lolita es una extraordinaria novela de amor en la que intervienen dos componentes explosivos: la atracción “perversa” por las nínfulas y el incesto. Un itinerario a través de la locura y la muerte, que desemboca en una estilizadísima violencia, narrado, a la vez con autoironía y lirismo desenfrenado, por el propio Humbert Humbert. Lolita es también un retrato ácido y visionario de los Estados Unidos, de los horrores suburbanos y de la cultura del plástico y del motel. En resumen, una exhibición deslumbrante de talento y humor a cargo de un escritor que confesó que le hubiera encantado filmar los picnics de Lewis Carrol.

      “Ningún amante ha pensado en su amada con tanta ternura, ninguna mujer ha sido tan embelesadamente evocada, con tanta gracia y delicadeza, como Lolita” – Lionel Trilling.


Opinión personal:

La historia de "Lolita" sigue las aventuras del profesor Humbert, un hombre que en un inicio (y creo que en toda la historia lo comprueba) se nos presenta como una persona que disfruta sexualmente viendo a niñas pequeñas jugar en el parque. Nuestro protagonista viaja de Europa a Estados Unidos en donde alquila una habitación en la casa de una viuda llamada Charlotte Haze, quien vive junto a Lolita, su hija de 12 años. Sobra decir que Humbert queda prendado inmediatamente de la belleza natural y la inocencia de la niña. Pronto pasan los días y el profesor comienza a notar ciertas actitudes, en apariencia inocentes, de Lolita hacia él y en parte gracias a esto, la obsesión de Humbert hacia la niña va en aumento, al grado de casarse con Charlotte solo para poder estar cerca de la hija.

      Creo que uno de los momentos más impactantes de esta historia llega precisamente con el desenlace del matrimonio entre Humbert y la madre de Lolita, el cual a más de uno deja con la boca abierta, aunque ciertamente ya se veía venir.

      Este es un libro que en su momento generó cierta polémica al tratar tan abiertmente el tema de la pedofilia, y peor aún que fuera por parte del protagonista. De hecho, aun en esta época hay gente que habla con cierto recelo respecto a esta obra, pero en fin., A mi modo de ver, existen dos formas de entender el libro, una es siendo Team-Humbert, es decir que veamos a Lolita como "un monstruo seductor" que manipula al profesor  su antojo; o que seamos Team-Lolita y satanizemos a Humbert como el abusador de la niña. Y ambas opciones son correctas, eso es algo que me agradó de este libro.

      Yo confieso que soy más partidario del romance entre Humbert y Lolita que del abuso de este, para mí, aunque la gente no lo crea, Lolita es el claro ejemplo de una historia de amor, de hecho podría considerarla como mi historia de amor favorita, es una historia que demuestra cosas como que la edad no es impedimento cuando se ama a alguien por muy enfermizo que sea (y eso no quiere decir que apoye la pedofilia, de hecho es un tema que vemos tambien en libros como Crépusculo, con la imprimación de los hombres lobo) y que el amor no tiene que ser forzosamente correspondido; eso lo notamos desde el momento en que el profesor Humbert idolatra y convierte a Lolita en su musa mientras la niña solo busca provocarlo para sacar provecho y después abandonarlo por alguien a quien si ama.

      Ahora el personaje de Lolita, una niña pre púber que disfruta torturando al pobre profesor. Y esto es una cosa que hay que admitir, Lolita no era una santa, también tenía lo suyo y muchas veces en la historia su actitud llega a ser bastante molesta. Mucha gente cree que Humbert es solo un viejo enfermo amante de tener relaciones con niñas, pero es claro que esas personas en su vida han tocado el libro, Humbert es en parte víctima de las circunstancias, no digo que sea del todo inocente, eso de excitarse en el parque viendo a las niñas jugando si es enfermo y de mal gusto, pero al fin y al cabo es algo que no afecta a las niñas. Con Lolita las cosas cambian, el señor pasa de ser el cazador a ser el cazado, Lolita deja de jugar el juego de Humbert para comenzar a hacer que este juegue su propio juego para después desecharlo cuando ya no le sirva. 

      Un punto en contra para los que apoyamos este romance es que la historia se nos cuenta desde el punto de vista de Humbert, todo lo que sabemos de "ese mundo" es lo que sabe Humbert, quizas lo que Humbert ve como una provocación por parte de Lolita, puede no ser más que simples juegos inocentes. De igual manera es bastante notorio en ciertas partes de la historia que Lolita no es más que un objeto sexual para Humbert, algo que usa para satisfacer sus propios deseos sin pensar en ella como un ser humano con necesidades propias,  incluso si la historia hubiera tomado otro rumbo muy diferente, no dudo que Humbert hubiera desechado a Lolita cuando esta hubiera sobrepasado determinada edad. Pero claro, yo soy de los romanticos que prefieren no pensar en eso u.u

      Finalmente, y cómo ya he dicho en otras entradas, uno de mis principales miedos al enfrentarme a clásicos de la literatura es que la escritura esté llena de palabras rimbombantes o que tenga un vocabulario tan rebuscado que haga que la lectura sea aburrida y tediosa (como en mi muy particular caso de El quijote o Robinson Crusoe), pero afortunadamente este no es el caso, Nabokov sabe cómo adentrarte en el romance y la enfermiza obsesión del profesor y el consecuente sufrimiento al darse cuenta de que por más que posea a Lolita, esta nunca será del todo suya, lo cual podría ser una tragedia.

      ¿Lo recomiendo? Definitivamente sí, creo que este libro da para mucho y cada quien puede interpretarlo como quiera, pero de cualquier modo que decidamos entender este libro, no se puede negar que lo que siente este hombre de 40 años por la joven de 12 no es solo atracción sexual, es AMOR de verdad, un amor no correspondido, un amor dañino, un amor enfermo y perjudicial para ambas partes, pero amor a fin de cuentas.

Calificación:
9/10

1 comentario:

  1. ¡Hola! Vengo aquí por 1) la red de comentarios, y 2) por el comentario que dejaste en mi blog respecto a la reseña de este mismo libro.

    Debo decir que coincido completamente con tu idea de que es una historia de amor muy bonita. Dejando de lado el tema de la pedofilia y el cuasi incesto, es una historia muy compleja y muy trágica. Creo que llega un momento en la historia en la que Humbert pasa a ser la verdadera víctima de la relación, porque en esta historia él da todo por ella, material y emocionalmente, y Lolita nunca corresponde a sus sentimientos. Para ella, Humbert es más un juego. Y sí, él en muchas ocasiones la trata como un mero objeto sexual (y sabemos que su relación avanza hasta un punto en el que él quiere tener sexo constantemente y la pobre Lolita sólo piensa: ¡otra vez no!) o peor, como a una mascota (él lo dice de manera literal en algunas ocasiones), pero al menos al inicio de la relación es ella quien lo usa a él.

    Hay tanto que discutir sobre este libro que obviamente no lo voy a tratar todo en este comentario, y no lo trataré tan bien como muchas otras personas podrían hacerlo, pero me emociono al leer el comentario de alguien que piense como yo. Aunque para mí es precisamente conocer el POV de Humbert lo que la vuelve más hermosa. Creo que Lolita sería una historia completamente distinta si el narrador hubiera sido omnisciente y tuviéramos una visión más global de la situación. Humbert es en sí mismo un narrador muy bueno: tiene carisma, sabe cómo contarte las cosas. Yo a Humbert como el narrador no lo cambio para nada, aunque sí, como ocurre con las historias narradas en primera persona, sesga mucho la visión del lector.

    En fin, creo que me quedaré por tu blog porque he visto que tenemos algunas lecturas en común. Nos estamos leyendo ;)

    ResponderEliminar